Unas 25.000 personas sufren Alzheimer y otras demencias en Extremadura. Sus familiares reclaman un impulso a la investigación.

Alrededor de 25.000 personas padecen Alzheimer y otras demencias en Extremadura. Pero es solo una estimación de Federación de Alzheimer en Extremadura, ya que aclaran que su marco de referencia, el PIDEX, está obsoleto.

Se trata de una enfermedad crónica, que sigue sin cura, que deja sin recuerdos a quien la sufre, y que supone un duro camino para las familias.

El pasado 21 de septiembre, en el programa Ahora Extremadura, hemos recibido la visita de Matilde Escobar, la presidenta de FAEX, y de María José Jiménez, cuyo padre está diagnosticado de Alzheimer.

En la lucha contra este mal, Escobar lamenta que «tenemos un sentimiento generalizado de que se está haciendo poco, de una manera muy paulatina y tremendamente pausada».

Por eso, con motivo del día mundial, reivindican «una innovación en los paradigmas de investigación», y en ese sentido piden a las administraciones que destinen más fondos para ensayos clínicos o tratamientos.

La mayor parte de quienes cuidan a estos enfermos son mujeres. María José Jiménez nos ha explicado cómo afecta a las familias: «las condiciones de cada paciente son diferentes, unos tienen más necesidad de cuidados físicos, otras necesidades de estar con ellos…».

Hemos visitado un centro de FAEX en Villanueva de la Serena, donde uno de los psicólogos que trabajan allí nos ha explicado cómo pueden ayudar las nuevas tecnologías, a través de programas de estimulación sensorial y cognitiva. También hemos conocido las actividades de refuerzo de la autonomía.

Fuente: Canal Extremadura


FEDERACIÓN DE ASOCIACIONES DE FAMILIARES DE ENFERMOS DE ALZHEIMER DE EXTREMADURA