La efectividad de las terapias no farmacológicas en el tratamiento de la demencia.

La efectividad de las terapias no farmacológicas en el tratamiento de la demencia.

España es el tercer país del mundo con más casos de demencia, por lo que apostar por la innovación en este ámbito es una obligación para el sector. Entre las medidas en auge para el manejo de la patología se encuentra el uso de terapias no farmacológicas y el uso racional y adecuado de los psicofármacos.

Debemos entender que, cuando hablamos de terapias no farmacológicas, nos referimos a intervenciones en las que no se aplica ningún agente químico. Es decir, que se diseñan en base a fundamentos teóricos y se pueden replicar en distintos pacientes. Esto es especialmente útil en enfermedades degenerativas como la demencia, donde no es fácil acertar con el tratamiento farmacológico debido, principalmente, a la dificultad de localizar el foco al que se debe atacar con medicamentos.

Por este motivo, cada vez es más común el uso de terapias no farmacológicas en este tipo de enfermedades que suponen un progresivo debilitamiento de las facultades mentales y, en particular, en los pacientes que sufren Alzheimer. Es más, los resultados de las investigaciones realizadas han confirmado que la aplicación de estas terapias basadas en intervenciones psicosociales puede ser igual de efectiva, o incluso más, que las farmacológicas a la hora de mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

Fuente: Geriatricerea


FEDERACIÓN DE ASOCIACIONES DE FAMILIARES DE ENFERMOS DE ALZHEIMER DE EXTREMADURA